26 enero, 2021

Síndrome del túnel del carpo.

El síndrome del túnel del carpo se caracteriza por adormecimiento u hormigueo, en los dedos de la mano. Habitualmente afecta los dedos pulgar, índice, corazón y una parte del dedo anular, siempre por la cara de la palma de la mano.

Estos síntomas pueden acompañarse de dolor en dichos dedos o que irradia (sube) por el antebrazo, pérdida de destreza, caída de objetos y sensación de pérdida de fuerza.

Con mucha frecuencia los pacientes consultan porque los síntomas le despiertan durante la noche.

Las personas fumadoras, diabéticas, con alteraciones hormonales, embarazadas, con enfermedades reumáticas y con ciertos trabajos están más predispuestas a experimentar estos síntomas.  El síndrome del túnel del carpo se asocia con mucha frecuencia (20%, 1 de cada 5 pacientes) a los dedos en resorte.

Los síntomas del túnel del carpo aparecen por la compresión del nervio mediano, a nivel de la muñeca. El túnel del carpo es una estructura que recuerda un canal, formado por los huesos del carpo, cerrado por un “techo” por la cara de palma de la mano, que lo constituye una estructura fibrosa, un ligamento.

Por su interior discurren el nervio mediano y lo tendones que flexionan los dedos, permitiéndonos hacer un puño.  Es en este espacio rígido que por diversas razones se ve constreñido el nervio mediano y su funcionamiento se ve alterado.

Aunque algunos casos mejoran de forma espontánea, el síndrome del túnel del carpo puede progresar a hasta afectar el aspecto de la mano y su funcionamiento, por atrofia de músculos de la base del pulgar.  Estos cambios pueden llegar a ser irreversibles en los casos más severos; por lo que es recomendable buscar atención médica cuando las molestias son muy recurrentes.

Opciones de tratamiento

 

  • 1. Conservador, no quirúrgico.
      • Evitar actividades que reproduzcan los síntomas.
      • Férulas nocturnas: en posición neutra de la muñeca, para evitar la compresión durante el sueño.
      • Ejercicios suaves de los dedos de la mano.
      • Anti-inflamatorios.
      • En algunos casos específicos, pueden ser útiles infiltraciones con corticoesteroides.

     

  • 2. Liberación abierta clásica (3-5cm)
      • Ventajas: Visión completa del contenido del túnel del carpo.
      • Desventajas: Una herida más amplia implica mayor riesgo de dolor en la palma de la mano, una complicación conocida como pilar pain (dolor en pilar o apoyo).

     

  • 3. Liberación abierta mínimamente invasiva (1-1,5cm)
      • Ventajas: Visión directa de las estructuras, baja incidencia de pilar pain. Mínima incisión en sitio con nula repercusión estética.
      • Desventajas: Técnicamente la más demandante. Necesidad de lupas quirúrgicas.

     

  • 4. Liberación endoscópica (aprox. 2cm. Uso de un endoscopio)
    • Ventajas: Incisión fuera de la palma de la mano (en la muñeca). Mínima cicatriz, en pliegue de flexión natural.
    • Desventajas: Tasa de lesiones nerviosas discretamente mayor que con otras técnicas. Requiere material específico.

Por su efectividad comprobada, simplicidad de medios materiales y seguridad; prefiero la técnica de liberación mínimamente invasiva para la mayoría de los procedimientos.  En los casos de cirugía de revisión (pacientes cuyos síntomas han recidivado o que no han mejorado tras una cirugía inicial), es mandatorio el uso de un abordaje abierto clásico, incluso extendido (7-8cm). La técnica endoscópica la reservamos para pacientes con cicatrices previas en la mano y otras situaciones especiales.

Como con cualquier procedimiento médico, debe consultar con su médico especialista para saber si es un candidato adecuado o si hay contraindicaciones que podrían requerir una preparación especial o bien la selección de otra técnica terapéutica.

Dr. Daniel Velarde
Cirugía de Mano y Codo.
Cirugía Ortopédica y Traumatología.

Hospital Los Madroños